«A Miranda le huele el culo a gasolina», reseña en Mi Rinconín de Lectura

Compárteme...

Las reseñas de Vero para su Rinconín de Lectura rezuman siempre naturalidad y simpatía. Como autor, no puedo menos que partirme de risa (risa sana, se entiende) ante alguna de sus ocurrencias.

Como por ejemplo la que abre este post: «A Miranda le huele el culo a gasolina».

Una expresión que me guardo desde ya para mí, para siempre, porque es de esas joyitas del lenguaje capaces de iluminar por sí solas una estancia oscura.

Y es que sí, amigas y amigos, a Miranda le huele el culo a gasolina. En algún momento del pasado hice la cuenta, perdí unas horas metiendo en Google Maps los puntos geográficos por los que pasaba la buena de Miranda en Malas Influencias y en Buenas Intenciones (la segunda novela en que aparece).

Y salían varios miles de kilómetros en cada uno de los libros.

Nada de qué preocuparse, de todas formas, porque a fin de cuentas los kilómetros de viaje en coche en los que Miranda aprovecha para meditar en lo que ha vivido y atar cabos es una de las muchas señas de identidad de esta serie de novelas.

De todas formas, esa no es la única perla de esta MARAVILLOSA reseña. Reseña sin spoilers, por otra parte, y escrita con una simpatía y un buen rollo que te apetece irte a tomar una sidrina con su autora.

¡Muchísimas gracias, Vero!

 

PULSA AQUÍ PARA LEER COMPLETA LA RESEÑA DE MALAS INFLUENCIAS EN MI RINCONÍN DE LECTURA


Compárteme...