LARGAS NOCHES DE LLUVIA

¿Hasta dónde llegarías para proteger a la gente que amas?

Una novela negra en la que descubrirás que todos los pueblos guardan secretos. Y que muchos de esos secretos jamás deberían salir a la luz.

Todos los pueblos guardan secretos. Atesorados durante generaciones, crecen como el musgo en los rincones sombríos: en los sótanos húmedos de las casas, en las habitaciones cerradas, o en los silencios incómodos. Secretos a veces banales y en ocasiones horribles, pero siempre presentes en una comunidad pequeña donde todo se sabe, pero nadie sabe nada.

En 1961, tras más de veinte años en paradero desconocido, Rogelio Villanueva regresa a su pueblo para hacerse cargo del negocio familiar. En 1967, su cadáver aparece desangrado en la bañera. En el lavabo, una nota con una críptica inscripción; y bajo su barbilla, dos extrañas marcas amoratadas. Muy pronto, lo que parecía ser un suicidio se revela como un asesinato, dando pie a una investigación que desembocará en una conclusión inesperada.

“Largas noches de lluvia” es la historia de un crimen que no es sino la culminación de una cadena de crímenes pasados; es una historia sobre cómo se cocinan los secretos más horribles en los pueblos, a fuego lento; pero, sobre todo, es una historia acerca del amor de un padre hacia su hija, y de los extremos a los que ese amor le puede llevar.

La crítica ha dicho de ”Largas noches de lluvia”

  • “Exquisito en su sabia mezcla de costumbrismo y novela negra española” (José María Tamparillas – Autor)
  • “Marc R. Soto debuta en el género de la novela negra con un estilo fresco, que hace de la sencillez su mejor virtud. […] Cuando menos te lo esperas, se ha hecho de noche, y sólo escuchas el sonido de la lluvia…”(David G. Panadero en Revista Prótesis)

Incluye los primeros capítulos de MALAS INFLUENCIAS, última novela negra del autor.

«Exquisito en su sabia mezcla de costumbrismo y novela negra española» 

José María Tamparillas

… Un estilo fresco, que hace de la sencillez su mejor virtud. […] Cuando menos te lo esperas, se ha hecho de noche, y sólo escuchas el sonido de la lluvia…

David G. Panadero en Revista Prótesis

HABLEMOS DE COARTADAS

No me gustan las presentaciones formales. Probemos así… 

Me llamo Marc R. Soto y encontré la coartada perfecta a la edad de once años.

Desde entonces he hecho uso de ella tantas veces que he perdido la cuenta de los cadáveres que han ido quedando en el camino.

Hasta la fecha no ha llamado nadie a mi puerta para pedir explicaciones, ningún agente de policía se ha presentado en mi casa con una orden de registro y ningún fiscal me ha sentado en el banquillo de los acusados.

En realidad no espero que lo hagan nunca.

Porque mi coartada es infalible, y lo saben.

Saben que si un día mi foto ocupara las portadas de todos los diarios, yo me saldría de rositas.

Saben lo que ocurriría en la sala del juzgado si, tras escuchar la interminable lista de delitos de los que se me acusa, el propio Juez abandonara su silla para acercarse al estrado e interrogarme directamente:

—¿Dónde estaba usted en el momento en que tuvo lugar cada uno de los crímenes, señor Soto?

Lo saben. Claro que lo saben.

Saben que me limitaría a sonreír y responder con toda la calma del mundo:

—Escribiendo, señor juez.

ALGUNOS DE MIS LIBROS

Buenas intenciones